Pañuelos y esperpento | elmundo.es Pañuelos y esperpento Estragado por el pésimo juego del equipo y por los delirios de la presidencia, el madridismo giró la cabeza, sacó el pañuelo y le dijo a Ramón Calderón que esto ya no hay quien lo aguante. El Mundo, elmundo.es, elmundodeporte, futbol, Pañuelos, esperpento Deportes Fútbol Pañuelos y esperpento VICTORIA DEL LEVANTE EN EL BERNABÉU (0-1) Estragado por el pésimo juego del equipo y por los delirios de la presidencia, el madridismo giró la cabeza, sacó el pañuelo y le dijo a Ramón Calderón que esto ya no hay quien lo aguante. El Madrid perdió por primera vez en su historia ante el Levante, tercero por la cola, un equipo tan discreto que en cualquier otra situación hubiese salido goleado de Chamartín. Pero ahora el Madrid es un revoltijo de histerias y su campo una perfecta coartada para la victoria forastera. Ya no es que durante todo el segundo tiempo el pelotazo alcanzase categoría de clásico. Ni siquiera que el árbitro perdiese el control de la situación y dejase sin castigo un penalti de manual sobre Van Nistelrooy. La cuestión es que el esperpento, que venía sedimentándose durante semanas, parece instalado perpetuamente en el Bernabéu. Esta vez hubo bronca porque Diarra maltrató al balón o lo entregó con peculiar eficacia al contrario. Porque Robinho duró 25 minutos tras sustituir al tristón Reyes en el descanso. O porque Van Nistelrooy y Raúl hicieron sentir una temprana y peligrosa melancolía por Ronaldo. La astracanada fueron todos estos síntomas grotescos, corregidos y aumentados. El Levante apenas podía creerse el guiño del destino. El equipo de Resino se puso por delante en el minuto 10 y pasó con cierta solvencia durante la primera mitad. Apoyado en la zancada de Kapo, sólo la movilidad de Higuaín le puso en algún apuro antes del descanso. Por entonces, la grada se limitaba a pitar a Diarra y a ovacionar la presión a la desesperada de Raúl en una esquina del campo. No consiguió el capitán darle la vuelta al asunto en su reaparición. Se le vio en muchos sitios y en ninguno con acierto. Van Nistelrooy se desesperaba porque entre los dos no sacaron un desmarque en condiciones. Eso en la primera parte, porque tras el descanso sólo pudieron esperar un balón llovido. El Madrid, superado por la ansiedad y la absoluta nulidad de sus atacantes, tuvo una dolorosa agonía, con una furiosa borrasca azotando al palco. Todo parece perdido a mitad de año, el fútbol, la brújula del vestuario, la imagen, los despachos. Chamartín vive otra vez la resignación de la derrota. FICHA TÉCNICA 21ª jornada de Liga Estadio: Santiago Bernabéu, 75.000 espectadores. Árbitro: Alvarez Izquierdo. Amarillas a Diarra (73'), Sergio Ramos (78'), Torres (90'), Molina (58'), Manolo (72'), Ettien (74'), Tomassi (77'). Gol: 0-1. Min. 10. Salva, de penalti. REAL MADRID 0 Casillas; Salgado, Ramos, Helguera, Miguel Torres; Diarra, Guti; Raúl, Higuaín, Reyes (Robinho, min.46) (Nieto, min.71); Van Nistelrooy. LEVANTE 1 Molina; Manolo, Alexis, Dehu, Rubiales; Riga, Camacho, Tomassi, Robert (Ettien, min.65); Kapo (Berson, min. 82) y Salva (Reggi, min.88). 04/02/2007 MIGUEL A. HERGUEDAS (elmundo.es) Madrid Pañuelos en la tribuna del Bernabéu contra Calderón.